CONOCE A TU GATO. MANUAL PARA CUIDAR Y ENTENDER MEJOR A TU AMIGO FELINO
ebook

CONOCE A TU GATO. MANUAL PARA CUIDAR Y ENTENDER MEJOR A TU AMIGO FELINO

Código de artículo:
E1000838246
Editorial:
HARPERCOLLINS IBéRICA S.A.
Fecha edición:
Materia
Libros para Todos
ISBN:
9788491397243
Formato:
PDF
Idioma:
Español
Tipo de libro:
Ebook
DRM
Si

¿ERES AMANTE DE LOS GATOS Y TE GUSTARÍA SABER MÁS SOBRE ELLOS? IUMIUKY, el programa de mascotas de Cuatro, sale de la tele para ofrecerte en este libro todos los consejosy trucos que necesitas para mejorar la convivencia con tu amigo felino. ¿Sabes cómo piensa tu gato? ¿Por qué cambia de humor tan repentinamente? ¿Por qué le gusta tanto la limpieza y no soporta los ruidos? ¿Cómo crees que te ve él a ti? En este manual no solo comprenderás sus cambios de humor, su afán por huir a ratos del mundanal ruido y su manía por la limpieza, también descubrirás cómo cuidarlo, entenderlo y afianzar el vínculo afectivo que te une a él. Conocerás las razas más comunes, su anatomía, sus genes, la relación de gatos y humanos a través de la historia y todo lo que atañe a esta enigmática especie que lleva domesticada miles de años. ¡Por algo será que es uno más de la familia! El gato está considerado el animal de los artistas por excelencia, ya que personalidades tan diversas como el pintor Salvador Dalí, el escritor Ernest Hemingway, el escultor Fernando Botero o el polifacético Andy Warhol declararon su pasión y admiración por sus gatos, e incluso se inspiraron en ellos para realizar algunas de sus obras más famosas. Ha llegado a ser considerado un dios y, al tiempo, como una proyección demoniaca. Quizás por ese temor, ese recelo humano hacia lo que no se somete, porque todos sabemos que a los gatos no los dominamos, más bien al contrario: por mucho que los llamemos solo vendrán si ellos quieren, y solo si ellos quieren dejarán que disfrutemos acariciándolos. Como bien dijo el poeta y dramaturgo francés Victor Hugo: "Dios hizo al gato para ofrecer al hombre el placer de acariciar a un tigre" y es que en el fondo y por mucho miedo que nos dé ¿a quién no le apetece acariciar a un tigre?

Artículos relacionados